Utilitzem cookies pròpies i de tercers per realitzar una anàlisi d'ús i de mesurament de la nostra web, per millorar els nostres serveis, així com per facilitar publicitat personalitzada mitjançant l'anàlisi dels seus hàbits de navegació i preferències. Podeu canviar la configuració de les galetes o obtenir més informació, veure política de cookies. Entenc i accepto l'ús de galetes.

El Nuevo Concepto Estratégico de la OTAN y el entorno de seguridad contemporándeo

Dijous 16 de desembre de 2010, a les 16:00
Room 3 – First Floor
Conferència

Desde el momento de su fundación en 1949,  la OTAN se ha dotado de seis documentos llamados Concepto Estratégico, uno cada diez años de promedio, y se entiende la importancia del Nuevo Concepto Estratégico aprobado en Lisboa el 20 de noviembre último,  si se piensa que el anterior es de 1999 y el anterior 1991. No hace falta recordar lo mucho que había cambiado el mundo en 1991 en relación, por ejemplo, a diez o veinte años antes. Pero es más discutible que haya cambiado en un grado equivalente entre 1999 y la actualidad, a menos que se piense realmente que el 11 S (2001) “cambió el mundo”  o fue una especie de inicio de “la tercera mundial”. La OTAN cumplió sus funciones correctamente entre 1949 y 1991 por tres motivos: porqué el antagonismo sistémico del mundo bipolar (la Guerra Fría) entre los dos bloques era claro y explícito en términos militares; porque funcionó la disuasión mutua (nuclear y convencional), lo cual favoreció un equilibrio de “suma cero”; y en particular porque durante la Guerra Fría la OTAN nunca estuvo en operaciones militares. Éstas se han producido únicamente en los últimos veinte años, desde Kosovo hasta Afganistán. Han sido y son operaciones de balance complejo y contradictorio. La OTAN necesita en este nuevo panorama estratégico  desarrollar relaciones políticas y militares con otros actores regionales, es lo que se llama “partenariados”, pero la relación con Rusia ha de ser especial y construida “en positivo”, por oposición a los años 2001/2008. Y todo esto lleva a la OTAN a una considerable reforma estructural, presupuestaria y doctrinal. 

 

Conferencia IBEI Vilanova