Esta página utiliza cookies propias y de terceros para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo

Vida en Barcelona

Estudiar en el IBEI significa vivir durante un año en una de las ciudades europeas más atractiva y cosmopolita. Doscientos años de historia han imprimido su marca en la herencia cultural de Barcelona. La transformación urbana llevada a cabo durante las últimas dos décadas y la consiguiente apertura hacia el mar de la ciudad, han convertido la capital catalana en una fascinante urbe en la que vivir.

La soleada Barcelona es el centro de un área metropolitana de 4,5 millones de habitantes. La ciudad cuenta con una ubicación privilegiada en la costa mediterránea y se ha convertido en uno de los centros neurálgicos del sur de Europa.

La ciudad combina este excepcional ambiente académico con una calidad de vida incomparable. En comparación con otras grandes ciudades europeas, el coste de vida es relativamente bajo. La ciudad disfruta de un clima mediterráneo de inviernos suaves y veranos cálidos, y su ubicación privilegiada ofrece oportunidades ilimitadas de ocio gracias a las magníficas playas de la costa catalana y las excelentes posibilidades de esquí y montañismo de los Pirineos, situados a un paso de la capital catalana.

El Instituto está integrado en el Parque de Investigación de la Universitat Pompeu Fabra de las ciencias sociales en el campus de la Ciutadella. La UPF se sitúa en el barrio de la Vila Olímpica, junto al Parc de la Ciutadella y el Zoo de Barcelona.

El barrio de la Vila Olímpica fue construido para alojar a los atletas que participaron en los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992. Se compone principalmente de edificios con viviendas modernas y amplias zonas verdes, como el parque de la Ciutadella, y a la vez está muy cerca de la playa.

El impresionante paisaje urbano, una mezcla espectacular de mar y montaña, la sorprendente arquitectura y la hermosa naturaleza, la intensa escena cultural, la deliciosa gastronomía y la excelente infraestructura de transporte hacen de BAR-CEL-ONA (en catalán, bar-cielo-ola) el lugar en el que hay que estar.